lunes, 7 de abril de 2008

Paraguas por pecadores

Hola, me he perdido. Bueno seguramente no sea ese el término ideal para describir mi situación, pues no me perdí, simplemente me olvidaron.

Puedo decir que ante esta situación, sólo se me ocurre escribir a modo de protesta este comunicado.
Me erijo por voluntad propia como el principal activista de este colectivo que fundaré nada más termine este escrito.

Quiero denunciar nuestra precaria situación a todo aquel que lea esto. De nada vale que dejemos el negro o el azul oscuro mostrando nuestros hermosos trajes de colores o lunares, que seamos de diferentes tamaños. Que tengamos que aguantar semejantes tatuajes con la cara de Mickey o Minnie entre otros o a la señorita Rihanna (ey, ey, ey…).
Y sin mencionar cuando se nos sube la sangre a la cabeza y recibimos caramelazos en el bajo vientre.
Nada sirve ya.
Siempre escondidos, agrupados en un tubo metálico que no nos deja expandir nuestros brazos. Camisas de fuerza de velcro sin que seamos dementes.

Sé que nunca seremos tratados como en el norte, que aquí preferís a nuestros hermanos de mayor volumen llamados sombrillas, pero cuando os hagamos falta no nos dejéis abandonados en el autobús, en clase o en otro variopinto lugar. Siempre los olvidados.
No dejéis que nos oxidemos y que nuestra tela se haga gruyere.
Llevadnos orgullosos sobre vuestros cogotes. ¿Cuántos besos hemos compartido juntos?, ¿cuántos arrejuntamientos porque os mojabais?. ¿Qué fue de aquel bisabuelo nuestro que acompañaba a Mary en sus excursiones voladoras?
Nada de eso queda ya y hay algunos que desafían nuestro uso colocándose el maldito impermeable.

Estoy al tanto de nuestras ventajas y obviamente conozco nuestras debilidades (¡¡el viento me mata!!) pero es lo que yo digo, no nos tengáis manía, que nosotros no tenemos culpa de que nos paseéis por el Real y saludemos a los farolillos o que las túnicas se queden dentro de las iglesias.

Sevillanos, que si llueve… qué carajo le hacemos.

1 comentario:

Speirs dijo...

Eres un pájaro de mal paragüero... no ves que parar la lluvia es una actividad que no le gusta a nadie??? Y mas en una ciudad como esta.
Un abrazo